Adagios.


Del nuestro querer.
Basta! Basta!
Cortala!
En fin... te quiero... y eso me basta...
Sé que es algo del querer... pero no me pidas definiciones de medidas.
Me alcanza con quererte y recordarte,
Siempre...
Al igual que vos, extrañar un poquito también…
Es que no encuentro la forma de medir el querer.
Sólo puedo hablar de querer o no querer.
O formas de querer.
O de sentir... o de sentirnos.
Me sentís?
Miráme, Te quiero!
Suficiente o demasiado?

La tía broma.
No me vas a decir que no,
la broma pasaba por aca,
la señora broma pasaba por aca,
y me pidio decirse,
entonces la dije,
pero ella me incitó,
lo juro.
No te enojes.
Fue todo culpa de la broma.


Querer tener.
Tengo la imagen cautiva de tu pelo recorriendo mi almohada.
Quiero: yo, mi casa, vos y millones de caramelos curativos.
Me los imagino a mí/yo/él y a tuyo/vos/ella, sin duda, observándolos desde el cielo de mí esquina.

Tengo una silla rota en el patio, todo lo rotamente desarmado, todas las posibilidades de que algo salga mal.
Quiero: toda la negatividad de la Ley de Murphy.

Tengo la fiesta de elefantes rosas que vienen a visitarme.
Quiero: la tuya voz, el mío silencio.

Tengo el vivo sol pasando por la ventana, iluminando mi casa. La música perfecta para escuchar esa imagen. Y muchísimos soles que imitan el sol grande, aquí cerquita, adentro.
Quiero: un repertorio de violines para pintar de colores la muerte. Que apaga, conspira y hasta duele.

Tranquilo... todo sigue estando igual que ayer...
A veces algo extraño viene a recorrerse. Sulfura.
O mejor, todo sigue estando.


El hacedor de capitales.
El señor anciano coleccionaba millones de porquerías,
El señor anciano creía en el mundo capitalista.
El anciano señor, manipulaba en el mundo de las cosas chatarrezcas.
Se siente febril por la compra venta de acciones.
El que más acapara más tiene.
Pobrísimas novedades de un mundo salvaje…
Y el señor anciano siguió, enfermizamente acaparando cosillas.
Las cosillas no dejan de ser eso, solo cosillas.
Se cosifica la vida…
La vida es una cosa…
El cuerpo pide cosas, la mente pide cosas.
Circuncidados para acaparar cosas.
Acomodar todo metódicamente desordenado.“Es verdad que el sistema es cruel, injusto, turbulento, pero es el proveedor de la mercancía, y basta de protestas, ya que es esta mercancía lo que ustedes quieren.

0 esbozos de rutina:

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!