Máquina de hacer pájaros


Máquina de hacer pájaros


¿Y si nos fuéramos despabilando?

¿Y si nos quitáramos los tientos?

¿Y si caminaramos despacio... al amor?

¿Y si todo quedara descansando por momentos?

Como si el viento se suspendiese con nosotros.

Hacia arriba con las cosas.

Y bajara en cámara lenta, para dejarnos…

No?


¿Y si no hubiera nadie?

¿Y si las personas detuvieran sus pasos, pk se les vino un sorbo de letargo...?

Del sin fin de patrañas.

De horas y horas.

De egreso y exceso

¿Si se les viniese el expreso donde se unen la danza y el vino?

Precisamente hacia eso que no es azul.

Que no es cielo.

Aquello donde los sentires se expresan, vienen y van

Donde las cosas no vienen con etiquetas ni porqués...


¿Si les atáramos las manos a las nubes?

Y los dejásemos sueltos como marionetas en el aire

Y si les obligáramos a cerrar sus ojos

A poner imágenes…

¿Sería posible, así

Volver a soñar?

Primavera.


Primavera.

Vi tus árboles.

Escondidos

como Ponsianas con olas,

dibujadas con hilos

con bailes

de tus manos…


Pensaban, recorrer el cerco

mientras nosotros

pintábamos con un aire

que allá afuera nos abrió persianas

que nos borró los ojos

para unirnos.


En qué momento,

qué casualidad,

en paredes opacas

descubrí rulos imperfectos

que iban y venían como pulseadas.

Dibujos pequeños,

que nos transmitieron

Y nos imaginan… ahora.

Allá afuera.

En los muros que pintamos,

Gracias a la primavera.



S/T


Una seda con hierbas,

Hebras,

Hilo.


Vendrá un camino hacia tu hombro.

Un pulgar pasará por tus costillas.

Sonríes,

Sientes cosquillas.

Yo me acalambro.

No siento mis dedos.

Me meto por tus costados, tus abrazos…

Me enredo,

Y vuelvo.


Subo y bajo, de una buena vez.

Sediento,

De arriba hacia abajo.

Por una gota, sabor menta.

Una cicatriz de ginebra.

Sabor ancho en tu espalda.

Que mis labios tocan, recorren y besan.

Una gota marea, que embriaga.

Nos contempla.


Se recorren…

Se animan los labios y el surco.

Se arriman y alejan.

Se encuentran.

Y otra vez el sabor, de amor,

De misterio en la carne.

Y tu espalda…


Seduce.


Me sientes aire.

Que apunta.

Con bocanadas de viento.

Cuando respiro siento.

Inhalo tus mares, aromas de fresco.

Retengo tus brizas.

Mis adentros piden que no te vayas.

Una nariz regodea.

Juega.

Se escabulle.

Y empieza un lento trance, desde tu nuca.

Hacia abajo.

Despacito…


El recorrerte es un delirio.

Transparente.

Y eso mismo nos traslada.

Enajena.

Se siente: otra vez vendrá el aire.

Tus sabores.

Mis suspiros.

El silencio.


Escondida

En el mar delicado

De tus ojos

Habrá esta noche

Algo de clandestinidad?


Con este indulto y vil reclamo de muerte.

De paisajes

Dadores de sangre…

Sería un estupor tocarte,

Un espíritu modelarte.

Y Cobijarte a veces, en mis manos.


En este mar…

De tus ojos

En que yo espero,

Tieso

En un diquecito

Lleno de augurios…

De romances de noche…

De extrañarte.

De saber que haces falta.

En esta noche…

En que me regalas imágenes

Como recuerdos,

Que no son sino sueños.

Sueños de querer tocarte.

Y con ellos imagino,

Quizás.

Un futuro.



Dharma.


Dharma

Cantaban al pasito… “rondeando”.

Había un sin número de puertas,

y recuerdo, era el festival de los cuerpos celestes.

“Rondeando”.

Despacito… Gira y gira…

Y luego…

Ahí se detenían las figuras…

Cuando se les anunciaba marchar.

Entonces, armaban una gran fila…

Una hilera interminable de gente que esperaba su turno.

Y así se veía, larga cola…

Las animas esperando entrar en sus paquetes al mundo.

Del otro lado del paisaje (del otro lado del mundo)

también había un camino:

Estaban aquellas otras, las que se habían bajado del circo.

Y volvían al ruedo, a continuar cantar.

A esperar otra vez,

su llamado.

Así era como nosotros (iluminados),

éramos llamados a nacer, una y otra vez…

De vez en cuando moríamos, dejábamos la utilería,

y nos bajábamos del juego del mundo…

Para dejar de girar en él.


Y así nos divertíamos.

Contentándonos con nacer.

Molestándonos por morir.


Después nos desfogábamos, y olvidábamos quienes habíamos sido en aquellas nuestras “pasadas por el mundo”, en aquellas nuestras tantas otras vidas…


Siempre, en algún lugar, se produce el recambio…

Es por eso, que mientras unos van… otros vuelven.


Entonces fue cuando los vi caminando.

Uno… apenas escribía definiendo su nombre, de a poco asomaba sus ojitos…

El otro… se despedía casi sin decirnos adiós.

Y luego, sonreí…


Todos somos fantasmas,

aun poniéndonos los chalecos,

para salir por allí,

e ir a vivir en realidad.


NotA: Les dejo la musica para leer esto hoy...




Comunicación.


Cuando vamos y siendo uno,

Sumamos uno y dos,

Nos desentendemos...

Paso seguido:

Aprendemos a hablar,

Hasta hacemos mímica.

Y Dibujamos el silencio...


Pero luego, pareciera que resumimos todo,

Con aquellas, exuberantes e infinitas,

Las nuestras miradas.

Que surcando el aire,

Nos comunican…

Nos invitan…

Y enigmáticamente, nos conjuran

Y lo atrapan todo.

Encuentros...


Encuentros.-

Antes de leer:

Se dice que la gente se encuentra, que provoca experiencias...

reales,

y yo, luego

las escribo...


0.1

Si no tuvieras música, como escucharte?

Es por eso que vienes con música.

Es por eso que defino tu composición.

Todo, el amor, suena a melodía...


0.2

El compositor inmaculado…

Veía con ribetes una minúscula cápsula,

partículas del onírico...

Es un ensueño,

algo anormal pensar que por estos tiempos

uno puede imaginar,

sentir y hacer lo que se le antoje.

Anodino.

Después de un trago de agua,

te lleva, te invita,

te acomoda a no pensar...

Fíjate bien ahora,

los sueños...

los sueños vienen en pastillas.

Al menos eso fue lo que le receto el médico,

Pk no podía permitirse

seguir estando loco.


0.3

Saliste a revolcarte por ahí,

Montabas olas, jugabas y veíamos que te reías.

Pero luego, te perdimos.

No estabas!

No-no, no habías muerto…

Te habías perdido como parte del mar!


0.4

Nos sentamos,

Nos convidaron con fuego.

Ahí,

Apenas armonizábamos con música.

Luego,

Te pusiste a fumar.

El recipiente de nuestro vuelo,

Cayó al fuego.

Miraste,

Sin dudar metiste la mano.

Sí, sí, perdiste el miedo.

Dijeron que estabas loco.

Yo pensé:

Siempre nos convencieron de que el fuego quemaba.

Y Tú, ahora,

Juegas con él.

0.5

Eran ya nuestras las vidas.

Un simposio.

Nos encontramos con más.

Nos amontonamos.

Ahora que somos muchos,

Nos miran,

Nos tienen miedo,

Ahora que manchamos

Los locos preocupan,

Rompimos la siesta,

Nos despertamos,

Nos tocó…

Inventar nuestro tiempo.


0.6

Camina,

Ve y anda sobre la marcha.

Sácate los ojos del fanatismo.

Anteojeras,

Que no dejan vernos nada.

Es mejor,

Llamarnos,

Acudir al encuentro.


0.7

En vista del solsticio de invierno,

Acudimos al sol.

Por entonces,

Preparamos las armas,

Y allá fuimos...

A luchar porque esta vez,

Nos llegue la primavera.


Gracias a mis queridos "seres imaginarios", que motivaron estos encuentros.


El corto sueño de las vagabundas.


El corto sueño de las vagabundas.

Sueña que se ve bonito.

Una casa…

una culebra, una ventana cruzando el río.

Mirala,

sentada ahí,

a lo indiecito.

Sus ojos verdes, maquinas de volar, son maquinas del tiempo.

Ella es una pirueta,

que sube y baja.

Se detiene en lo alto de los soles, y vuelve y va…

Tapándolos.

Mirando y mirando,

vaya a saber dios qué cosa…

Y vuela mirando.

Descubriéndose con alas.

Anonadando espacios,

cubriendo pausas del tiempo.

Volando ahora,

volando...


Tu cantabas…

cantabas bajo.

Como teniendo miedo.

Yo miro lo tuyo...

Espero mi sonrisa...


Regalame tu sonrisa.

Tus labios se ven bonitos,

también...

cuando sonríes.




Viajes/ Km. 12


Retorno (la pequeña muerte*)

Los peajes del mundo, de las rutas en los cuales invertimos dinero para pasar de un lado al otro, de un momento al otro, en ese transito continuo del mundo, de las cosas, de los días. Miro hacia atrás, y me pregunto: cómo es que empezó todo.

Me respondo imaginariamente, inclusive casi convenciéndome de ello, de que es así: empezó porque vinimos al mundo.

Es así, el cuerpo se inventa como un trasporte gracias al cual podemos llevar el alma a la experiencia.

Así es, desde el mismo momento que salimos de mamá. Luego uno se yergue, y desde ese instante propio en que uno empieza a caminar, ya con el primer paso de autonomía nomás, empieza el viaje incierto hacia la vida, comenzamos a recorrerla, a transitarla por autopistas, tiempos que nos tocan vivir.

No podemos hacer nada ya con ello, pues, somos historia misma, no podemos salirnos fuera, pero si podemos imaginárnosla, saltárnosla con el intelecto, creándonos imágenes para vernos en el futuro, o encontrarnos con el pasado. De cualquier manera, así, se nos escapa el tiempo.

No sabemos si nuestro destino esta construido, o no. Que nos vaticinen lo que quieran, pues eso no nos importa, nuestra actitud como hombres nos hace creer que algo no está ahí, como un punto fijo, esperándonos.

Sino, no habría motivos de sorprendernos, de esperar, de esperanzarnos, de soñar.

Será que al mismo tiempo de que el destino esta construido, lo vamos haciendo al recorrerlo? O será que en el inconciente lo sabemos todo, y en el conciente, cuando llega la realidad, jugamos a sorprendernos…

Qué será?

Yo creo que si la vida es un viaje, nos puede pasar de todo, y habrá que resolvernos.

-Ozi, traje tus cosas mágicas. Tus cosas mágicas en mi techo funcionan. De verdad que funcionan. Me atrapan en los sueños. Sobre todo ahora que después de tanto, tengo mi cama, ahora que puedo dormirme tranquilo. Dormirme y empezar a aceptar todo, es la vuelta al reacomodarme. Descansar.

Me entendés?

Hacia el fin de las cosas, amor, cada uno buscó su camino, por ello se encontraron nuevas caras, otros destinos.

Es por ello que hace poco comenzaron las despedidas y que todos comenzaron una marcha diferente, tal así que ya casi nadie sabe quien será el último que se volverá.

Sobre todos los viejos.

Se sabe, amor, que este no es el verdadero final de las cosas, cada uno de los que se quedan, salva profundo, muy dentro suyo, cada una de aquellas pequeñas cosas que compartimos. Sobre todo se tienen la certeza y la seguridad de que las cosas volverán a su sitio… solo que esta vez, algunos de nosotros nos hemos tomado un merecido descanso.

La vida es un continuo en búsqueda, amor. Por ello sigue caminándola.

Cuando reviva por otros lados del tiempo, sembraré mucho más de lo que hubiese querido alguna vez. Completamente diferente desde aquel día en que dejé mis cosas en su sitio. Muchos sabrán quererme aunque este en lo más alto del lugar más alto. Siempre arriba pensaré en aquéllos que mojan sus párpados y los que los tiñen de un color rojizo. Buscaré la manera de decirles que nunca me fui, que pertenezco a ellos en un recuerdo infinitamente posible, que hace viva mi existencia hoy allí, donde precisamente me necesitan.

Oportunidades nos sobran, mi querida. Mañana empezaremos otro viaje pk es necesario no dejar de soñar, es necesario liberarse, amar y consentirse. No llores, porque el paraíso esta ahí. El mundo es muy pequeño para nosotros que somos viajeros.

Respira… respira.

Estoy ahí contigo. Sublime.

Acaso no lo ves?

Mañana estarás pensando en soledades, por eso ten fuerza.

Es el momento de pensar en soles para no derrumbarse.

Yo nunca terminé de darme cuenta de lo feliz que eras conmigo, de lo muy bella que eras al tratarme. Ahora que no te tengo, demasiado duele este incomunicado. Que me sobra. Mi estomago saldrá despedido gritando, con alaridos!

Es hermoso hasta mirarnos las manos por aquí arriba, en ellas reflejan estrellas, a veces contigo!

Siempre habrá motivos para nosotros dos, extrovertidos en el mundo, amor!

Yo creo que nunca hubo mejores tiempos que los de vos, yo y los pichones relativos a la conexión cibernética de este mundo.

Es la vida, es el camino, en fin, el fin.

Lo que nos hace, nos hace posibles, lo que nos hizo.

El amor.





*La pequeña muerte hace referencia a un escrito de Eduardo Galeano, escritor uruguayo.

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!