Cariños.org

Ohhhh!!! La onomatopeya.
Empiezo a proyectarme… a proyectarme con vos…
-Abrí esa ventana, abrila! Dejá que corra el aire… Para no desmayar.
Estamos mirando la ecografía del mundo. La escenografía con viento.
-Vení… Veinte más acá…
Pocos centímetros más acá para acercarte.
Deslizante…
Soy dadivoso. Y vos también. Sos un pequeño puñado de sutilezas. De caras hiper kinésicas. Motivadoramente expresivas. Sos un shampoo para llorar… con olores invaluables, exquisitamente deseables.
Vemos nuestros caramelos confitados… chocolates en la mesa.
Jugaremos a ser payasos, a ser mimos. A hacernos mimos? Ojalá.
Por allá afuera existe un reflejo, es el momento oportuno para “la luna terapia”.
-¡Que exclusiva!
Ella se celebra siempre tan exclusiva… Alguien quizás nos estará escuchando?
Y creo oír en los interiores nuestros, en las habitaciones nuestras, de nuestros calmos espíritus, las voces de unos solsticios de conciencias en trance, en letargo…
-Los oímos cariñosos!
Pero yo a veces prefiero los silencios, y vos, vos también…
Lo que brilla como rojo es tu rostro. Dícese de sentir curiosidades y de sentir vergüenzas.
Él siente: ya es la hora de apagar las luces. Entonces él apaga las luces… O fue ella?
Se llevan mil años más allá. Los mil años más allá van de la mano.
Las cabezas inquietas… y nuestros corazones están enfermos.
Suenan sapos en la orilla, le cantan cualquier cosa a sus esposas.
Damos besos que son besables, y así se forma un círculo infinito, en el que besas y te beso.
-Anillos de bodas? No...
Yo suspiro entre tus labios para no morder tus pucheros… Y vos, vos propones millones de cosas, que no las entiendo… Me estaré haciendo viejo?
-Haciéndome más viejo decís? Por qué? Si me sigo riendo igual que anoche...
Hagamos lo que vos quieras, lo que quisiéramos o lo que quisiera yo. Me da lo mismo. Me da igual.
Me sonás a un acorde de guitarra… Sino fuera por este viento, mañana no te irías.
Pero… Qué es mejor?

Milagros.

Hay milagros de día y de noche. De verano y de invierno. Para los fieles y los infieles. Para los pacientes y los desesperados. Que llegan de improvisto, de un día para otro, o se hacen esperar. Los que son para enamorados y para los que esperan estarlo. Los buenos milagros y los malos milagros. Los milagros de los que esperan y los milagros de los mal logrados. Y estamos nosotros, los que esperamos que la vida se nos llene de milagros, para que se nos simplifiquen las cosas.

Cultura log.



En la genealogía de la vida no conocí a personas tan inmunes al cambio climático… ¿merecían ser así? Espantado…todavía meditando que escribir…encima contando las horas para dormirme…y la hoja todavía me devuelve lo blanco. Me estima tanto como yo a ella…pero yo no me dejo pulsar, escribir con ansias de hacerlo. Me he cansado de llegar a ver al mundo al revés...fantástico ¿no?
Prohibido estacionar, prohibido manejar, prohibido imaginarse, prohibido aclarar, embellecer, asomarse, festejar. Comunicar y encontrarse. Dejé de lado la cultura, vendí la que hace mal. Es preferible ser mediocre o adjuntar la de afuera, como la basura que se recoge y que después se tira por inutilizable.
Viste… así uno termina haciendo esas cosas pk las fantasías eróticas no pudieron cumplirse... se abre paso una nueva manera de comentar uno la vida. La curiosa manía de investigar. La curiosa manía de loguearte.
Siempre inexplicablemente desee sentir lo mismo que vos...
Y te soñabas maniatada a mis pies sin pensar en que diría yo cuando muy tarde, muy a destiempo repitieras amor.
Y depende de que sonrisa finja ahora al verte. Las fotos parecen un milagro. Ojalá supieras conservar tu extrañeza y mostrarme lo difícil que eres. Lo disímil que trataras de parecer. Palideces. Pareces turbia. Pero te me enredas tan adentro, tan mía.
Nunca tuviste un perro faldero que te soporte igual que yo. Me noto raro a pesar de imaginar la entrega. Yo mismo fui el mentor de nuestra propia melodía.
Me sentó con la reverencia como si fuera clérigo. Nunca le hubiera puesto otro nombre que no fuera: Mi CPU.
Tuvo dos spots multitudinarios en su vida…uno le costó la consagración de su carrera, otro, el más mesiánico, le hizo llegar a la cima del mundo conocido de las mejores cadenas publicitarias de mensajes cortos…y sin sentidos.
La parodia, la comedia, la realidad, y soñar sin que sea abstracto. Para mi es perfilarse entre el gran orificio que espera a uno entre la espada y la pared. Vislumbrar sin que sea común. Sala de juegos perversos.
Degusten con sabor amargo... Así la dicha se convierte en magnificencia...Y apuesto a que vendes toda tu cursilería por un puñado de moños de colores nefastos, que le quitan brillo a tu hermosura, y que reflejan lo superficial que eres.
Bienvenidos a la web...

Crudeza.



Siempre fue de tener las manos frías…y con esas mismas manos acariciaba, tocaba y abrazaba…, es claro que no podía ser con otras manos. Sus manos eran reflejo de su esencia…fría, frívola, lluvia de invierno, opaco crepúsculo. Ponzoñosa. Escénico retrato que no acongoja, ni sufre por ver sufrir…complace ver muerte, dolor y angustias…
Se cortaría la cara antes de sonreírle a la vida.
Se vuelve hermosamente macabra la persona que desea hacer tanto mal, sin importarle los riesgos de arriesgarse por ello. Goza en hacerlo, no confía en nadie, ni quiere sentirse querida. Egoísta supremo. Congoja, ira y venganza contra los nadies que no han hecho todavía daño alguno. Anida en la paja de la cara ajena. Descorazonada. Volátil. La mismísima crueldad suprema. ¿Cómo revertir la emotividad de semejante organismo

Inmoralmente fanáticos.



Y los arlequines bailaban, y bailaban, danzaban al compás de una música poco conocida para ellos.
Me imaginaba si alguna vez las canciones se hicieran y deshicieran como trapos, del derecho y del revés… que seria de la música alocada…
Y la música se reiría de ella misma… de los autores que la crean… ellos mismo se reirían de ellos mismos al verse bailar…
Las melancolías, los destapes del tiempo, los amantes, los narcisos, el conocimiento y los desamores… todos juntos marchaban hacia la música… y nadie los detenía… pk a través de ella… las cosas eran contadas, sulfuraban emociones… las cosas así eran decidas… todos eran decidores del mundo, del pasado y del tiempo… y así las cosas eran creadas y se mantenían vigentes… suponiendo culturas…
Y todo suponía una gran fiesta de jolgorio… hasta alguien prometió dinero… y el dinero supuso ofertas de mercado… y los decidores ya no quisieron ser los mismos…
Y así la música dejo de ser lo que era… lo que era mejor era mejor por éxito en consumo… lo mejor en ranking no era efectivamente y literalmente la mejor de las mejores músicas… la música se convirtió así en un fin en si mismo… el crear por crear y no por querer decir, soñar o pensar quizás un mundo diferente…Y así las vanguardias se fueron, quizás algún mago las detuvo…
Lo peor de todo, es que los que escuchábamos la música no lo pensamos… seguimos recibiendo a la música como la música perenne. Desde entonces la música pasó a ser el típico ejemplo del arte por consumo…

Motivarse.



Aquí me encuentro pensando una vez más que sería de nosotros sin el viento, ¿no?
¿Que sería de nosotros sin la necesaria cursilería?
¿Es necesaria la tristeza? Y sino ¿pk existe?
Siempre me sentí un torbellino de emociones y alegrías... que no paraba y arrasaba con todo... pero la fuerza se me esta yendo y tan solo tengo brisas para respirar y seguir adelante. Pero a la larga se que es por estar haciendo malabares con tantas cosas...
La vida es la vida...nunca sabemos que nos va a tocar ver o ser a la vuelta de la esquina....lo bueno es saber preparar la cabeza y el corazón para vivirla, que eso es lo único y lo mas lindo que nos queda hacer con ella, y la más hermosa sensación de poder experimentarla.
Sin embargo, a veces uno siente que no sabe lo que quiere....
Yo por ejemplo tuve una crisis a mitad de año....no de las proporciones bíblicas con las que uno dibuja o suele contar a los demás sus problemas, pero crisis en fin.
Luego descubrí la literatura... y mi amor por el arte... y las cosas de ese estilo…
Lo mismo me pasó con la música. En realidad al escuchar música uno siente que ve algo... o que se eleva... o pasa algo que se experimenta de diferentes fulgurantes maneras. Por eso es que escribo, a veces leo...dibujo y pinto...y sobre todo hay mucha pero mucha música.
Y también me contento con llenar un vacío que ocupan las artes de todo tipo cuando presencio alguna obra o algo por el estilo.
Pero a su vez te puedo jurar que no profeso ninguna especialidad...ni religión. Ningún título promete que me defina como la persona que soy cuando llegue la hora de presentarme a alguien. Un título no hace mejor a las personas.
En fin. En realidad creo que todo surgió pk necesitaba sacar provecho al yo que llevaba dentro...
Lo tengo dentro pero a veces necesita soltarse...
Y ahora sigue normal todo…
Lo de siempre sigue normal…
No se si alarmarme pk sigue normal...o no
O trabajar para que cambie algo…
O quizás dejar todo como estaba...es decir normal...
O capas, sería mejor cambiar todo para que este anormal y quizás así la vida sea, tal vez, por una vez más, más interesante.
Sin embargo por acá suele estar todo lleno de nubes…
Por allá llovió algo? Quizás alguna lágrima?
Quizás sienta hoy, algo más que el sueño…

Pasaporte



¿Por qué te haces el mariscal de campo de una noche de flagelo?
Auspicia mi producción de nervios: licores de menta de la vida marca “comprate un amuleto de la suerte”…
¿Comiste pan flauta? ¿No te das cuenta que es ilegal andar con un perro tan faldero?
¿Y si alguien se vuelve inestable? ¿Y si se te pegan los remordimientos de la claustrofobia? ¿Cuáles son las generaciones pasadas que vivieron sin miedo? ¿Quizás la tuya, la mía o la nuestra?
Sentir llorar mis memorias. ¿Como resuenan las hierbas del sendero? Siento la lluvia… se me revuelven las ideas, estoy indigestado de pensamientos… quiero quebrar la ropa… ¿pk se dobla si lo intento?
Como que no estoy haciendo las cosas como quiero, pero si estoy haciendo lo que quiero. Es como que tengo la teoría del universo paralelo…una dicotomía de plena existencia dentro…
Pero que un alma esté confundida significa que le faltan respuestas, y un alma a la que le faltan respuestas, es porque tiene muchas preguntas. ¿Verdad?
Y un alma que se hace preguntas... está activa, viva…, eso es bueno.
Lo bueno es nunca dejar de buscar las respuestas.
En parte, se que estoy así porque mis hormonas me juegan una mala partida.
Pero no... No son sólo los dolores.
Ya te lo dije.
Mi día puede ser tremendo... hermoso o pasable.
Pero siempre.
Al final.
Cuando vuelvo a casa.
No hay nadie... que me espere...
Nadie a quien esperar.
Solo alguien que alcance querer o que en sus posibilidades extremas me sugiera: -quiero que me dejes como hasta ahora, solo quererte...
Espero que se me cierren las estrellas, a ver si es que me regalan a alguien que me mime toda la noche, hasta que consiga descansar del sueño.

Mamboretá.



Lo que uno recuerda, es lo que jamás quisiera recordar.
Y uno así se da cuenta de que no tiene a nadie.
Y cuando uno obedece a su conciencia, se da cuenta que le es extraño aquello que extraña, por lo cual todo se le vuelve subjetivamente extraño.
Letal. Casi imprudente.
De repente, le carcome la temperatura de lujuria que lleva en el pecho, ella misma es la que lo incita irse a dormir con cualquiera que le proponga unos mimos toda la maldita noche…
Y pensar que antes, mucho antes, deseábamos estar solos…
Y ahora si. Al fin solos…
Solos en soledad. Sin nadie.
Sin nadas.
Vos y yo… mi mejor amante. Yo y mi propia conciencia.
Terminando cuenco, obtuso. Meditante. Observador.
Que más quisiera hacer en este momento que tener el derecho de amar a alguien.
Ser, solo ser, y no más que ser.
Es la analogía de un pobre bicho raro, de esos que comen piojos, a veces, como escusa cotidiana que pide permiso a la vida para poder vivir. Para creer y mirar a un futuro a través de sus ojos. Ojos que muestran una desdichada mirada perdida. Ojos que lloran. Ojos que sienten, quizás, sinsabores de soledad.
Amarguras de un vino añejo.
Como membranas de la conciencia que le hacen penar a uno de vez en cuando

Distracciones.



Y los aviones pasaban, pasaban planeando bajito. Y cada vez más bajito. Y nadie se daba cuenta de que esos aviones iban a estrellarse en el piso del aula de clase. Oportunamente, la maestra exaltada, buscaba al aventurero aviador, al creador de resistentes fuselajes, de tales maravillas volando en la paz del curso, de la increíble originalidad, del magnifico creador de sueños

El teatro



Escuchando el aire, pensando, pensando.
Debería saber cuando la vida se inquieta.
Debería desinstalar el aparato inalámbrico que me tiene sujeto a la tierra.
Pasáme el destornillador que acá la vida no da tregua.
Hay más casas que individuos, sin embargo muchos no tienen hogar.
Las palabras tartamudean solas, no se dejan decir, ni mucho menos, dejarse hablar.
No hay mujeres sin silueta que no pongan sus colas al sol.
Hay muchos obtusos de ingenio, o sin genialidad.
Quien da lumbre en el oscuro, quizás sea mejor que yo.
La historia que se escribe es una historia con olvidos, como sujeta a tabúes de recuerdos y aprendizajes y que no nos sirven. A esta historia la escriben los hambrientos de saber…
Vivimos desgraciando bondades, serenándonos con paciencia para parecer gestapos de nuestras propias ideologías…
Empresarios dogmáticos…

Unplugged.


El momento intenso.
La terapia.
Entre lo blanco y lo negro, aquello que se me pone de color.
Entre las coloraciones de mi rostro veo sinalefas de vos y yo en algún lugar del mundo.
Preguntémosle al destino que significado tiene una lengua en el cuello, tu rostro sobre mi hombro, y una mano que surca mi costado, atándome vaya a saber a que diestro conjuro místico.
Las cartas zodiacales.
Las adivinanzas de chicos…
Y los pasos tirados en el piso. La derramada demasía de locura y de besos…
Las guitarras, sus sonidos, y el eco de tus sabores que me amalgaman a tu vida…
Que me descubres escurridizo, anonadando tu cuerpo, desecho. Hermosamente dibujado.
Y las caricias, parecidas vergüenzas. Si te toco o no, es tu miedo, es el mío.
Nada en la vida es tan chistoso como yo, como vos… como nosotros convertidos en dos.
Como nosotros manifestando la parálisis de una ocurrencia oportuna, que inhabilita. Que me des ganas, que me seducís. Que me condujiste a la malicia. De tratarte como quiero, como te lo mereces.
Tus piernas son milagrosas… y amo que me las regales, que sean de mis disfrutes.
Sos como los ángeles esperados, encontrados. Desvestidos.
Como las parafrases a cualquier por qué de esta hora, de este momento, de este minuto en vos.
Acabando de confundir una locura con un típico cuento.
Los océanos cóncavos que asoman por sobre la ventana.
Los vientos descalzos sobre una tumba de sudor.
Tu sensatez en la mañana…
Y yo, acá… estoy un poquito, me siento un poquito, más cerca de mí mismo.

Adagios.


Del nuestro querer.
Basta! Basta!
Cortala!
En fin... te quiero... y eso me basta...
Sé que es algo del querer... pero no me pidas definiciones de medidas.
Me alcanza con quererte y recordarte,
Siempre...
Al igual que vos, extrañar un poquito también…
Es que no encuentro la forma de medir el querer.
Sólo puedo hablar de querer o no querer.
O formas de querer.
O de sentir... o de sentirnos.
Me sentís?
Miráme, Te quiero!
Suficiente o demasiado?

La tía broma.
No me vas a decir que no,
la broma pasaba por aca,
la señora broma pasaba por aca,
y me pidio decirse,
entonces la dije,
pero ella me incitó,
lo juro.
No te enojes.
Fue todo culpa de la broma.


Querer tener.
Tengo la imagen cautiva de tu pelo recorriendo mi almohada.
Quiero: yo, mi casa, vos y millones de caramelos curativos.
Me los imagino a mí/yo/él y a tuyo/vos/ella, sin duda, observándolos desde el cielo de mí esquina.

Tengo una silla rota en el patio, todo lo rotamente desarmado, todas las posibilidades de que algo salga mal.
Quiero: toda la negatividad de la Ley de Murphy.

Tengo la fiesta de elefantes rosas que vienen a visitarme.
Quiero: la tuya voz, el mío silencio.

Tengo el vivo sol pasando por la ventana, iluminando mi casa. La música perfecta para escuchar esa imagen. Y muchísimos soles que imitan el sol grande, aquí cerquita, adentro.
Quiero: un repertorio de violines para pintar de colores la muerte. Que apaga, conspira y hasta duele.

Tranquilo... todo sigue estando igual que ayer...
A veces algo extraño viene a recorrerse. Sulfura.
O mejor, todo sigue estando.


El hacedor de capitales.
El señor anciano coleccionaba millones de porquerías,
El señor anciano creía en el mundo capitalista.
El anciano señor, manipulaba en el mundo de las cosas chatarrezcas.
Se siente febril por la compra venta de acciones.
El que más acapara más tiene.
Pobrísimas novedades de un mundo salvaje…
Y el señor anciano siguió, enfermizamente acaparando cosillas.
Las cosillas no dejan de ser eso, solo cosillas.
Se cosifica la vida…
La vida es una cosa…
El cuerpo pide cosas, la mente pide cosas.
Circuncidados para acaparar cosas.
Acomodar todo metódicamente desordenado.“Es verdad que el sistema es cruel, injusto, turbulento, pero es el proveedor de la mercancía, y basta de protestas, ya que es esta mercancía lo que ustedes quieren.

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!