Viajes/ Km. 08

Las primeras voces de todas… (Crecer)

Quiero comunicarme por carta.

Pero tengo frío.

Y me duelen algunas partes del cuerpo que no se cuales son.

Ni se donde están.

Sigo esperando además.

Miro lo tuyo... Espero mi sonrisa.

Regálame tu sonrisa.

Entonces subrayo… Punto y aparte.

-Estimados:

A veces es tan fácil escribir manualidades, andar con zancos para tocar un poquito el techo, y dejar la tierra sin mis pies…

Eso es lo que me he propuesto ahora, escribir, y aquí estoy, imaginándome caminar poéticamente, pisando charcos sobre la lluvia de afuera.

Miro allá afuera y creo que es tan hermoso ver las nubes con amarillos mantecas, ahí arribita paseándose por sobre las montañas.

Ahora mismo las estoy mirando…

Miro como allá en el horizonte se queman los fuegos que se ensañan con nuestros recuerdos, y les llaman divulgando secretos de nosotros mismos.

Miro como por allá, a la izquierda, es pardo y a veces llueve, y que también sucumben aullidos, y hay temblores.

Miro como en la derecha se mimetizan colores de sembrados con soles que iluminan de a ratitos.

Y acá, acá para mí es un páramo.

Sentir el viento en mi frente es la sensación más perfecta, la más real. El sentirse vivo.

Creo que estos son los atardeceres que insensiblemente nos incitan a meditar.

A pensar en mi cambio… el que he sufrido, pensar en la mutación inexacta.

El crecimiento.

Durante todos estos días de viaje, se me dio por pensar en las distancias, en el mundo que se vuelve cada vez más pequeño, y se me dio por imaginármelo del tamaño de una manzana, porque así resultaría más fácil darle la vuelta y encontrarme con lo que quiero.

Por entonces pensaba que no me gustaba extrañar, ni mucho menos pensar en lo que no tenía y que lo quería ya, acá, a mi alcance… a la vuelta de la esquina.

Por esos días, cuando extrañaba, solo quería seguir rodando.

Quería seguir rodando en los campos con flores, entre pastos húmedos, acostarme a sentir el agua que caía y corría, y oír pájaros, ayudando a romper silencios que aparecían hermosos.

Por entonces descubrí como a veces la gente se hace la tonta, pero que todo mundo necesita mimos en la madrugada.

Era mamá, era papá, el perro, la mascota, la casa. Cosas que no llamaban por teléfono.

Me preguntaba repetidas veces: Qué será de mi con todo esto? Qué será?

Hasta cuando me llegó el amor, añoraba mis pasajes bellos de recuerdos, aunque no lo crean. Con Ozi, los colorinches del amor se me salían hasta por los ojos, pero de cualquier manera, estaba aquí, en este mi páramo, con la lluvia, las nubes, me sentía solo, con ella, pero solo.

Solo, porque pensaba en ustedes que se me encontraban lejos.

Antes, antes creía que era tan triste pensar en las distancias.

Antes todo esto solía ser una tristeza.

Qué será de mi con todo esto? Me preguntaba.

Pensaba que a esa tristeza la cargaría años, pero no!

De pronto… un temblor dio la inmensa nota… fue como un cambio en el ecosistema.

Yo lo noté quizás como el comienzo de nuevas moralejas para mí.

Lo sentí. Fue como ese fuego interno que se debatía a querer salir y convertir algo de esta mierda de la realidad... (Las fortalezas)

Fue lo externo lo que me incitó a la metamorfosis. El salto cualitativo. El ponerse los pantalones y empezar a caminar.

Tengo otras ideas, algo en el futuro, miro ideales.

Y ahora confieso que es ese sol el que me inspira, que toda primavera me parece un milagro de la vida... una batalla que llega a su conquista... conquista que siento arrimarse. Esa primavera es una esperanza latente... que me incrimina, para luchar y defender un ideal implícito que duerme, que se levantará del sueño largo del letargo.

Pero pienso en lo difícil…

Lo difícil que se hará caminar teniendo lo contractual, el arrastre de la sistematización del mundo, nuestras personalidades, nuestro sentimentalismo revolucionario y la mierda... el orificio por donde hay que cagar y entrar al mundo.

Es por eso que a veces... me sensibilizo al ver las proyecciones del futuro...

Pero si todo eso se cae...

Retornará de nuevo el equinoccio pasado. Y se pudrirá todo...

Esta es la fortaleza… porque se que estamos reprimidos.

Pero ya! Se acabaron esas vagas ideas del cosmos. De otoños de libertinaje. De cofradías sin escalas al miedo. Hacia lo oculto. Lo inacabado, la censura y las emociones truncas, las criminologías de vida. Ese meta-emporio. Matados a balazos, a fuerza de puños y de palos, por las ambiciones.

Cansados de las cabezas de caballos enriquecidas con uranio.

Ya no más. Es empezar por el desencantamiento del imaginario. Terminar con el vaciamiento de nuestra experiencia.

A mi no me costará mucho ser bolchevique o empresario, lo que si se, es que será un reto terrible conseguir algo mejor para todos, debido a la relatividad y todavía aun más a las grandes mierdas de este mundo.

Se trata de un esquema, de una filosofía en general, de un rumbo. Inaugurar la política del entendimiento.

Lo festejo… estoy creciendo.

Porque vamos mutando, mutando es crecer. Nos vamos haciendo más sensibles o insensibles según sea el caso. Todo es una resulta de vitaminas, de energías que potabilizan. Que después se funden y se esfuman dentro.

Nos vamos, nos vamos. Nos iremos vaya a saberse bien hacia donde. Dónde nos excusaremos con motivos de seguir mutando, cambiando radicalmente, ha de saberse si para bien o para mal. Lo veremos. Lo verán.

Es por eso que somos imaginarios, somos un momento previsto allá en el futuro, que en este preciso momento comienza a dibujarse. Como hacer rulos con la lapicera hacia el final de la hoja, nunca se sabe que ira a proyectarse pero se sigue rayando con trayecto difuso. Qué será entonces del dibujo final…

Creo que somos un rumbo poco fijo que merece discordia.

Pero nos vamos y seguimos transitando hacia la incertidumbre, forjándonos. Teniendo en cuenta esa imagen a la cual ansiamos llegar.

Vamos, vamos.

Dejémonos!

Adiós, adiós!

0 esbozos de rutina:

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!