Sushi.


Hay que reprimirse…escaparse…empezar a hacer. Dejar de estar sólo parado viendo gente…y quejándonos de lo que nos toca... este es nuestro momento… ya nada nos lo impide…pero debemos darnos cuenta de la oportunidad.
Puede ser que nuestra vida se torne obsoleta…para dejarse vivir nos hace falta mucho más que valor. Y con esto me refiero a ellas, la historia de ellas dos.
Manita y Manula son dos amigas. Se conocieron después de tanto conversar y quizás nunca cruzaron palabras de comunicación…siempre era más que nada un “hola ¿como estas?”, la otra respondía “bien acá andamos, como siempre”. Y así una a la otra y viceversa… como siempre solemos hacer cualquiera de nosotros…un dialogo sin intercambio, como si no nos importara. ¿Qué queremos decir al responder: “bien, acá andamos”? Es decir, ¿bien cómo?, ¿acá andamos?, ¿por dónde andamos?
Fue así como las dos decidieron conocerse mejor…lejos de aquel dialogo infecundo, ahora las charlas se volvieron de titulación periodística…los chismes entre ellas son más comunes que en cualquier medio amarillista…
Las vueltas de la vida. A decir verdad…la gente que apenas se conocía ahora se junta a charlar y entra hablar de nuevas cosas…y generar nuevos vínculos que anoche perdió.
Así es la vida de Manita y Manula. Cada una obviamente con su complejo de histeria, y de superioridad para con sus respectivas manías.
Fue muy interesante conocerlas a ellas, pero por separado. Es que de esa manera te dan la oportunidad de no empezar con los prejuicios y peripecias que llevan a indagar a uno en cómo son las personas…y nos ponemos a divagar haciendo conjeturas de si es o no es buena persona, amable, paranoica, ansiosa, nerviosa, bohemia, tranquila o inquietante. En fin, cuando las conocí, las conocí por separado. Ninguna sabia de la existencia de vida de la otra. Por ahí uno que otro comentario mío hacia saberle a una, a cualquiera de las dos, que había una persona en el mundo que era o se llamaba Manula o bien que era o se llamaba Manita.
La cuestión que encierra mi historia es que las dos eran unos grandes personajes por separado. De aquellos que nunca suponemos juntar. Pero dadas las coincidencias, circunstancias y los sucesos que atravesaron la época, bueno, Manita y Manula se juntaron, y ahora son amigas inseparables. Diría quizás que hasta prueban la convivencia…pero cada una tiene su sitio, su hogar.
Que bárbaras que son las dos…como se embellecen cuando quieren salir. Estas mujeres de verdad intentan conquistar el mundo. Ojala lo soñaran a sus pies, para que se dieran cuenta de lo maravillosas que son. Yo en singular, me he enamorado de las dos. Me siento vulnerable por cada una de ellas como si cada una fuera única para mí. Pero aquí esta el terrible error. Es que son dos…pero bueno.
Los tres siempre soñamos con dormir juntos alguna vez. ¿Quien no hace eso con sus amigos? ¡Pero que payasadas! Me hacen sentir como en el circo. Ponemos música y bailamos con la frenética de los desolados. Finalmente me enorgullece decir que nos tenemos para ambos tres.
AH! Y ni hablar de juntarse a comer, pk enseguida nomás le preparan a uno unos mates amargos…que a mi particularmente me dan calambre, pero los acepto pk no me hacen mal. Es decir los mates no pueden hacer mal cuando vienen de personas confiables…
A mi me hacen sentir muy bien sus palabras.
Las siento dentro aunque no me las digan...a veces las leo como si me las dijeran. Y aunque a veces las sienta tan lejos, siempre les hago lugar para que vuelvan, y me las imagino de regreso, y aunque no tenga buena memoria, siempre las recuerdo. Como olvidarlas si se convirtieron en doncellas para mí.
Creo que fueron como el sushi, uno sabe de él pero no lo conoce, y no sabe que se siente, o qué verdaderamente es en esencia, hasta que lo prueba por primera vez.

2 esbozos de rutina:

.Nía. dijo...

te quiero tanto....gracias por regalarme este escrito...realmente describe mi relación con ella...y con vos...

te adoro.

Tefy.-

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, pero me poneis los dientes largos jajaj un saludo para todos

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!