Definicion Existencialista de la Locura, (mia).

Era ya el viento, la epopeya de salirse de si… dejar de remolinear y perdurarse.

El amor como conquista se sentaba allá afuera, en una plaza. Yo fracasaba aquí dentro, esperando encontrarme. No daba cuenta de que en verdad las cosas miraban por allá afuera, que debía salir de mí.

Allá estaba yo, sentado imaginariamente en los bancos de las plazas, las escuelas, los museos, las peatonales, en las ventanas de los bondis, quizá en una que otra marcha de protesta. Y yo que no iba, me figuraba desde aquí. Que miserable.

Ya ahora estoy empezando a cobrar fuerzas como con las mordidas de bronca y arena...

Todo se iba a medida que me iba desencantando, y gritar a veces no era una buena salida. Era una símil y exigua crisis existencialista, Sastre se nos paseaba y nos hablaba de nauseas.

Eran, a decirse, alrededor de las 6 de la mañana. Hora de conformarse, y entregarse al sueño quizás inmundo de tirarse a descansar por el piso.

Volcar nuestras infantilidades por el suelo… armarnos como cuerpos sin asco, ebrios, pa’ dormitar en el comedor.

Ya estábamos asados. Revueltos.

Antes bien, la negra dispuso decir un par de cosas, ese milagro.

Las preguntas de ella, que se marca inquietante para inmovilizar mi vida.

Ansias, cuantas ansias de que diga algo que imaginé que dijera. Que desesperación, cuanto exaspera. Entonces va a decirse y no se dice… aprieta los labios, pero no. Se dice pero no, y ya pues bien… dispara: Te amo. Y ya nada mas acaba con todo, me disloca, me caigo, y en el momento de desvanecerme, viene, se acerca tanto, me pone los brazos, sus hombros me mutan al pecho, y ya somos dos siameses pegados uno al otro. Se une mi cara a su cuello, me aprieta, me salva, me rescata del todo, y yo caigo en parálisis mental frente a sus pechos. Y me recorro todo. En desecho músculo, me precipito hacia ese lugar fecundo, el mas calido en nuestros encuentros, que ella guarda para conmigo. Y ya somos dos. Estoy mirando sus orejas. Me ríe, me mira. Pone cara de perro mendigo de amor de mi, cariños de mí. Y el viento confuso, quizás ya no existe. Para mi no existe. La negra cuidó mis árboles, les regaba mientras esperábamos primaveras. Ya no hay modo… ni mas ni menos te defino exacta: “Gracias por salvarme”.

4 esbozos de rutina:

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

gracias! estoy muy apurada, estoy en metida, en la prsentación de 2 libros,el 21 a las 19,30hs y se me ocurrio hacerlo,como una puesta en escena...
gracias,por la visita!
lidia-la escriba

claudia dijo...

La palabra enloquece en ese "verse",fuera de sí y en la simbiosis de los cuerpos. Mientras te leía, sentí la náusea y la caída en abismo de la locura. Saludos, me encantó este texto

Anónimo dijo...

Sin palabras amigo, hacía tiempo que no te leía asi! Te quiero mucho!! Besos. Soy la eleo!!

Abril dijo...

Me gusto mucho... Nunca me olvido de agradecer cuándo me salvan...
Lindas palabras!
Besote!

Saracatonga music!


Tambien escribo acá!

Mi foto
Ellos y nosotros... Enamorados de la vida... Pero como todo amor lleva a la locura... Locos enamorados entonces, para así ser felices jugando en una bohemia imparable... Y así, viviendo, aprehender la vida misma Buena suerte revivir recuerdos del nacer ayer en un encuentro que ahora es cercano...

Seguidores

Comenta- Carajo!

Esbozos es Argentino

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina. esbozosderutina.blogspot.com Derechos reservados de autoría!